“La literatura es representación de la realidad, pero representación no forzosamente fiel a la realidad. La misoginia literaria es el reflejo de las distintas variantes en la consideración social peyorativa de la mujer, es la legitimación de una marginación histórica, pero también ejercicio de representación de la impotencia masculina para evitar el despegue liberador de la mujer, testimonio del fracaso masculino ante los primeros signos de conquista de la libertad femenina”.
Ana Caballé rastrea los signos de la misoginia en la literatura… El desafío es buscar la voz propia silenciada por el pensamiento misógino, pero claro, antes hay que identificar la voz que insulta.
Anuncios