“Es cada vez más difícil imaginar el mundo anterior a la aparición de las primeras campeonas del feminismo -hace no más de una generación- en todos los ámbitos, de la salud a la educación o la religión; de la política a lo militar o la ecología. La transmisión de esos principios a la siguiente generación nos permite aventurar que no resulta exagerado imaginar un tiempo en el que se acepte, en forma prácticamente universal, que la democracia no habrá sido totalmente conquistada hasta que cada individuo disfrute de la igualdad total en todos y cada uno de los aspectos de su existencia, tanto pública como privada. Cuando esto comience a suceder, se reconocerá, sin duda alguna, el alcance de la importancia del feminismo. Cuando esos principios hayan llegado hasta el último rincón del discurso público, el feminismo será contemplado no tanto como una cuestión de corregir errores del pasado, o de hacer permeables campos de actividad sometidos con anterioridad al total dominio del hombre, sino de garantizar la supervivencia a largo plazo de la raza humana“.

Por Dan Cameron en “Sobre feminismo: post-, neo- e intermedio “

Anuncios