Femme Maison (mujer casa) Louise Bourgeois, 1946-7.

Proverbio asirio:

Una casa sin dueño es como una mujer sin esposo.

Una casa sin dueño… ¿una casa abandonada? ¿una casa sin amor?

Louise Bourgeois convierte el tronco y cabeza del cuerpo en una casa. Nuestros afectos (pecho) y pensamientos (cabeza) hacen el lugar que habitamos (casa). Si el lugar que habitamos (cuerpo- afectos, pensamientos) está culturalmente designado a ser poseído por otro, se dificulta la tarea de hacer de él un lugar propio. ¿Qué es una casa sin dueño? ¿Una casa en venta, una casa abandonada o una casa a ocupar? Cuando no es posible hacerse dueña de la propia casa, cuando no se comprende el derecho de las mujeres de ser dueñas de sí mismas, el cuerpo sin amo se convierte en carne de prostitución, abandono-deshecho o carne a usurpar-violar.

La dificultad para tomar la responsabilidad y el poder sobre el espacio propio…

Anuncios