No nos parecerá tan mal que haya más suicidios que homicidios en España pero que el suicidio sea la tercera causa de muerte los jóvenes (14-25 años) …

 Según otro de esos estudios, las relaciones sociales son uno de los métodos de prevención de conductas autodestructivas. (Es extraño que el estudio no mencione la palabra “amor”, será demasiado subjetiva, poética y poco científica…)

 Hay varios estudios sobre tasas de suicidio de diferentes países. Lo más curioso es que las tasas más altas se dan entre los hombres, en algunos países de la antigua Unión Soviética (Belarús, Lituania) y otros de Sudamérica (Chile, Puerto Rico), sin embargo los datos varían según las fuentes.  Llama la atención que en algunos países las tasas sean más elevadas en los grupos indígenas, como en Australia, China, Canadá y Estados Unidos. Eso de la feliz riqueza cultural en la era de la globalización no debe ser tan cierto si no se anda integrado en la rueda de producción y consumo. (Globalización: divisas sin fronteras)

Los medios se plantean si deben o no difundir noticias sobre suicidios por si se contagia el comportamiento… Prefiero tratar esta realidad con una foto de la Isla de San Vicente y las Granadinas y abrir la puertecita hacia el deseo del  viaje posible en la tierra. O bien, más realisata es reunciar a la utopía (posiblemente anticuada y pastelosa) y tomar una actitud vital de necesaria cabezonería para sobrevivir, como la artista Ana Garcia-Pineda en su trabajo máquias y maquinaciones: MÁQUINA PARA QUE LOS SUICIDAS CEDAN LOS AÑOS QUE LES QUEDABAN POR VIVIR.

 

Anuncios