Ha sido divertido leer el escrito de Jessica Warnock sobre su experiencia como estudiante estadounidense en España, y ahora en Costa Rica. La primera sorpresa cuando llegó a España fue la de no resultar exótica ni misteriosa para los demás, sino simplemente una americana más. Jessica da algunas claves del estereotipo de americana escandalosa, borracha y fácil que proyectaron sobre ella los españoles.

Primero habla de lo aceptable y común que es ver escenas de mujeres borrachas (al igual que hombres borrachos) en zonas universitarias en EE.UU, mientras que en España o Costa Rica una mujer borracha parece llevar el letrero “sóbame” en la frente, convirtiéndose en un objetivo fácil. Jessica dice que incluso sin beber las mujeres estadounidenses son vistas como mujeres fáciles. Intuye que esto pueda deberse a la gran asertividad y expresividad de su modo de relacionarse y su libertada para hablar de sexo.

Me llama la atención cuando advierte que un ciudadano de un país que se relaciona con los locales de otro país representa la cultura de donde procede, por lo que es necesario desarrollar una atención especial a las normas locales.

 

Anuncios