You are currently browsing the tag archive for the ‘salud’ tag.

Página original de la imagen

 

EL CÁNCER DE CUELLO DE ÚTERO

El cáncer de cuello de útero se desarrolla a partir de la infección del virus papiloma humano (VPH) que se transmite por vía sexual (contacto piel-piel pene-vagina). El 70 % de las personas con vida sexual activa se contagian del papilomavirus, pero sólo el 20 % llega a desarrollar el cáncer. El tejido del útero se regenera continuamente pero cuando las  células se vuelven anormales y se dividen sin control y sin orden aparecen masas de tejido “extra” (tumores) que pueden ser malignos o benignos. Los pólipos, quistes y verrugas son tumores benignos y no suponen un riesgo para la vida. Los tumores malignos suponen un riesgo para la vida si las células cancerosas alcanzan otros órganos o se diseminan a otras partes del cuerpo (metástasis). En Europa el cáncer de cuello de útero es la segunda causa más común de muerte por cáncer entre mujeres jóvenes (de entre 15 y 44 años) después del cáncer de mama. En Europa 40 mujeres mueren al día por cáncer de cuello de útero.

LA VACUNA Y OTRAS FORMAS DE PREVENCIÓN.

Existen más de 100 tipos diferentes de VPH; de ellos, los llamados 16 y 18 son responsables del 70% de los cánceres de cuello de útero. Otros dos subtipos, el 6 y el 11, están relacionados con las verrugas genitales. Los especialistas calculan que una vacuna capaz de atacar a los cuatro podría evitar el 70% de estos tumores, entre el 50% y el 70% de las lesiones precancerosas y hasta el 90% de las verrugas. Las revisiones citológicas periódicas ayudan a prevenir la aparición de tumores malignos y favorece el diagnóstico temprano. La alimentación también ayuda a prevenir o a aumentar el riesgo de aparición del cáncer: una dieta excesiva en grasas favorece la aparición de la enfermedad mientras que una dieta rica en vitamina A nos previene del cáncer de cérvix. Las mujeres más propensas a desarrollar el cáncer son aquellas mayores de 45 años pero puede aparecer a partir de la adolescencia.

La vacuna tendrá máxima eficacia en mujeres que no hayan tenido relaciones sexuales; se recomienda poner la vacuna en niñas entre los 9 y 15 años. También se recomienda a todas las mujeres sexualmente activas HASTA LOS 26 AÑOS que comprueben que no han contraído el virus y que se vacunen igualmente. La duración estimada de la protección de la vacuna es de siete años.

Existen dos vacunas frente al VPH:  Gardasil, vacuna tetravalente recombinante, que incluye los tipos 6, 11, 16 y 18 y que ha obtenido autorización para comercializarse en la UE, y Cervarix, bivalente recombinante de GlaxoSmithKline que está en proceso final de autorización por la Comisión Europea. Gardasil, comercializada por Sanofi Pasteur MSD, es la que puede encontrarse en las farmacias (previa receta), y se ha mostrado muy eficaz en mujeres sin infección previa en la prevención de cáncer de cuello de útero y otras enfermedades causadas por el virus antes y más allá de dicho cáncer.

La vacuna contra el cáncer de cuello de útero está disponible en España desde el año 2007 pero cada dosis cuesta más de 150 euros (son tres en total) hasta que sea financiada por la seguridad social. Ha comenzado a ser financiada por la Seguridad Social a partir del 1 de Enero del 2008, dependiendo del calendario de cada comunidad autónoma. En Andalucía, la Consejería de Salud ha anunciado que la incluirá en el calendario de vacunación de 2008, para que sea gratuita para las niñas de 11 a 14 años. El objetivo es ampliar su cobertura al resto de mujeres paulatinamente.

Información de utilidad

  • Nombre comercial: “Gardasil”.
  • Precio: 155 euros la dosis. El tratamiento completo son 465 euros.
  • Dosis necesarias: Tres. Son intramusculares y deben administrarse en el plazo máximo de un año. Tras la primera, la segunda debe inyectarse a los dos meses y la última a partir del sexto mes.
  • ¿Quién tiene que vacunarse? Niñas y jóvenes entre 11 y 26 años. Aunque los expertos dicen que la prioridad deben ser niñas con edades comprendidas entre nueve y 14 años. También es recomendable para niños entre 9 y 13 años.
  • Financiación pública: Sólo para las niñas entre 11 y 14 años. Para el resto, podrá comprarse en la farmacia con receta médica.
  • Eficacia: Protege al cien por cien frente a los tipos 6, 11, 16 y 18 del virus del papiloma humano, que ocasionan lesiones en el cuello uterino, cáncer de cérvix o lesiones genitales externas, como verrugas.
  • Duración de la protección: Se supone que es para toda la vida. Las pruebas científicas sólo han podido garantizar la protección durante siete años.

 

 Fuentes de información de este artículo:

“La primera vacuna frente al cáncer de cuello de útero Gardasil previene también lesiones precancerosas de vulva y vagina”. Portales médicos.com

“Lo que necesitas saber sobre el cáncer de cervix”. Instituto Nacional del Cáncer.

“La vacuna contra el cáncer de cuello de útero se dispensa desde hoy en las farmacias”. Periódico SUR

“La vacuna contra el cuello de útero llega a las farmacias y será gratuita en enero”. Periódico El Mundo.

 (Ilustración: Marta Madrid)

 

“En la mayoría de las sociedades persisten mecanismos de control del cuerpo femenino, por ejemplo, el poder político, los discursos eclesiásticos y su interferencia con el Estado laico, las políticas macroeconómicas, la educación y cultura sexistas, las leyes, el lenguaje, la violencia machista, entre otras cosas. Mecanismos que en su conjunto obstaculizan el reconocimiento de derechos de las mujeres, impiden los cambios sociales hacia la equidad de género, interfieren la aprobación e implementación de políticas y de legislaciones favorables a las mujeres, y coartan las posturas de avanzada respecto de los derechos sexuales y reproductivos”.

28 de Mayo. Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer. Campaña por el Ejercicio de los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos. Red de salud de las mujeres Latinoamericanas y del Caribe.

 

Además de las medidas políticas y sanitarias necesarias para mejorar la salud de las mujeres de todo el mundo, creo que cada persona puede implantar desde hoy políticas particulares de salud. Una gran medida para mejorar la salud  es descansar y bailar más! (Y si no puedes bailar, al menos podrás sonreir).

 Albita Rodriguez: Ta’ bueno ya (de trabajo, de castigo, de justicia, de ignorancia… Vamos a bailar!)